En otras entradas hemos hablado de los esfuerzos que requieren abrir un café de especialidad. Sin embargo, debemos agregar en la lista la paciencia y el aprender a llevar los días malos.

Como con cualquier proyecto, hay días en que se avanza mucho. Sin embargo hay otros en los que sientes que no pasa nada, o que incluso se va para atrás. No hay fórmula mágica para solucionarlo, simplemente hace parte del proceso. La única diferencia es la actitud y paciencia con lo que afrontes la situación.

Por ejemplo, si abrir un café en otros países puede ser cuestión de un par de semanas, esto no es una regla y dependerá del país en el que residas.

Esta ha sido una de las lecciones que hemos aprendido con nuestra aventura en España. Los plazos, licencias, requerimientos legales son bastante dispendiosos. Si crees que podrás abrir en 3 meses, pronostica 6. Esto no sólo te ayudará anímicamente, si no también con tu previsión económica ya que te puedes encontrar pagando préstamos, arriendo y otros gastos con tu local cerrado.

En momentos difíciles y cuando encuentres trabas en la administración, trata de trabajar en cosas que puedan avanzar. Esto te ayudará, no sólo a mantener el ánimo y sino también la motivación.

Y, por su puesto, ¡celebra cada pequeño triunfo!

 

Categorías: Sin categorizar

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *